Cirugía de Cordales

Los terceros molares incluidos también pueden ser causa de dolores faciales intensos por su vecindad con los nervios que trasmiten la señal de sensibilidad del maxilar inferior. Es fundamental decirle a su odontólogo durante el control anual que revise la posición de las cordales y determine cuando es mejor realizar su extracción.

¿Por qué se debe hacer la cirugía de las cordales?

La cirugía de extracción de los terceros molares incluidos se debe realizar entre los 14 – 30 años. En pacientes de más edad la cirugía puede ser un poco más compleja y producir más molestias e inflamación. Muchas veces, las cordales no erupcionadas pueden producir acumulación de bacterias e infecciones y además pueden producir lesiones de dientes sanos adyacentes y dolor intenso.

Cuando no erupcionan las cordales, algunas personas pueden pensar que esto es normal y no preocuparse. Sin embargo estas piezas dentarias no erupcionadas pueden dar origen a abscesos, quistes o tumores que si no son identificados a tiempo pueden producir estados de mayor gravedad.

¿Cómo se realiza esta cirugía?

Este procedimiento se realiza normalmente bajo anestesia local en el consultorio de odontología. Para colocar la anestesia se aplican dos inyecciones que ayudan a disminuir la sensibilidad y a evitar el dolor durante la cirugía. 

Se realiza una pequeña herida sobre el sitio donde está ubicada la cordal no erupcionada y con delicados instrumentos quirúrgicos se realiza la extracción de la pieza dentaria. Se colocan al final dos o tres puntos para cerrar la herida. A la salida del procedimiento se le entregará una formula con un medicamento para controlar el dolor y para prevenir la infección. 

Se le recomendará realizar enjuagues con agua de caléndula a partir del tercer día de postoperatorio, evite utilizar enjuagues que contenga alcohol.

Durante los primeros días es recomendable una dieta blanda y realizar un aseo dental estricto además de dormir con la cabecera levantada (Colocar tres almohadas para dormir) La colocación de hielo o compresas frías sobre el área de la cirugía los primeros dos días, facilitara la disminución de la inflamación. 

A partir del tercer día colocar calor húmedo en paños. En lo posible se debe suspender el cigarrillo una semana antes del procedimiento y dos semanas después de la extracción de las cordales. A los 8 días de la cirugía se retiran los puntos. 

¿Qué pasaría si no me quito las cordales?

Muchas veces, las cordales no erupcionadas pueden producir acumulación de bacterias e infecciones y además pueden producir lesiones de dientes sanos adyacentes y dolor intenso. 

Cuando no erupcionan las cordales, algunas persona pueden pensar que esto es normal y no preocuparse por esto. Sin embargo estas piezas dentarias no erupcionadas pueden ocasionar abscesos, quistes o tumores que si no son identificados a tiempo pueden producir estados de mayor gravedad.

Call Now Button